Annie

Otro día

Había sido otro duro e ingrato día de trabajo. La mujer, con caminar cansado y ánimo triste, entró en el bar, se sentó en uno de los taburetes de la barra y pidió una copa. Sin prestar demasiada atención a sus actos, abrió el periódico y empezó a leer su horóscopo. “Acuario. Un gran día para el amor. Hoy puedes encontrar a tu alma gemela”. Bebió un sorbo de su copa y sonrió. Ojalá fuese cierto. Se miró coquetamente en el espejo tras la barra y se arregló el pelo. Deslizó la mirada por el resto de ocupantes del local y descubrió a un hombre que la observaba tres butacas más allá. Ella se humedeció los labios y él sonrió. Quizás los astros estaban de su parte. Desvió los ojos hacia algún punto indeterminado en las entrañas del bar y se imaginó charlando con aquel hombre. Alto, moreno, interesante. Debía acercarse ya a él, no dejarlo todo en manos del destino. Miró de nuevo en su dirección y él seguía sonriéndole con picardía. De pronto, se acercó a ella el camarero y le apartó el periódico.
–Perdona, éste era el de ayer, aquí te dejo el de hoy.
Ella suspiró, se levantó y salió del bar con caminar cansado y ánimo triste. Sólo otro duro e ingrato día de trabajo.

Anuncios

3 diciembre 2013 - Posted by | Relatos

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: