Annie

Palabras como cuerpos

 

IMG_20130128_191938

Mantengo una relación muy íntima con mis escritos. Me sirvo una copa de vino, enciendo unas velas y acaricio las teclas reprimiendo el deseo. A veces los poseo, y otras veces no soy sino la víctima de su inconfesable necesidad de dominarme, y esas veces soy sumisa y me duele.

Me gustaría decir que siempre hacemos el amor de forma apasionada y consentida, pero a veces me siento rechazada e insatisfecha, y otras veces no cesan de perseguirme sin tregua aunque yo trate de huir y liberarme.

No siempre es romántico, sino que se torna en algo físico, carnal, libidinoso.

Hay palabras que me acarician, que hacen que me arda la piel, otras me atan o me recuerdan la peor parte de mí, la más morbosa o la más melancólica, o incluso ambas a la vez en una orgía poético-sado-masoquista.

Me encienden o me reconfortan, pero siempre están ahí como un amante fiel que me espera aunque yo no le guarde la misma fidelidad. Y sólo son celosos cuando me encierro en mis recuerdos y cambio por caricias vividas las caricias inventadas, pues nunca un nuevo pensamiento podrá hacer volver a aquellas mariposas en el estómago que volaron tras de ti.

Anuncios

28 enero 2013 Posted by | General | Deja un comentario